Los primeros viajes con el bebé

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Planificar viajar con un bebé casi siempre causa terror: ¿qué llevo? ¿Cómo lo llevo? ¿En qué lo llevo? ¿Lo llevo? Hay cosas muy complejas que pensar, pero también hay cosas que podemos evitar y otras que podemos mejorar. 

El otro día, un papá me comentaba qué feliz estaba porque por primera vez pudo viajar desde que su bebé nació... porque la había dejado con sus abuelitos. «Porque viajar con bebé es un caos», me dijo. Bueno, en partes sí, es un caos si ves desde la perspectiva de NO tener hijos. Pero los tienes, bueno, tu forma de ver el mundo cambia, ¿no? Pues debería también cambiar la manera como ves tus actividades, que ahora son familiares. Si ir al supermercado con un bebé puede ser complicado (al menos en mi casa sí lo es), imagina en un aeropuerto, con miles de distracciones y estímulos. El bebé superexcitado es una realidad, y puedes utilizar eso a tu favor.

images (10)

El humor

Lo primero de todo: no estresarte. Debes intentar hacer todo con buen humor, con paciencia, porque vas a estresarte en algún momento con algo, probablemente, y que no te coja ya hasta la coronilla para que no explotes. Esto es fundamental. 

Para que tu humor esté bien, debes estar cómodo/a. Por lo tanto, lleva ropa cómoda, siéntete bien.

La elección del vuelo

Viajar con bebés siempre es más cómodo en la noche, porque es la hora de dormir y, usualmente, tu bebé va a dormir. Como en el avión generalmente se apagan las luces y el ruidito + movimiento arrullan, puedes tener un vuelo tranquilo. Pero sabemos que no siempre es así, a veces (acá casi siempre, si no siempre) compramos promociones en las que no se tiene mucho derecho de elección, entonces, a pensar en una forma de lograr al menos pasar un rato tranquilo.

images (11)

Recuerda

Un bebé es un bebé, seguirá siendo bebé y haciendo cosas de bebé. Un bebé no es consciente de tus problemas emocionales, ni de tu estrés, mucho menos de su misma excitación. Por lo tanto, a calmarse los ánimos y pensar bien. Eso me lo repito a mí misma una y otra vez, porque por ratos se nos suele olvidar: un bebé no tiene control emocional y no entiende ni el 10% de tu palabreo sobre portarse bien.

maletas

Preparando la maleta

Acá, me imagino que ya conozcas las disposiciones generales de la compañía aérea y que ya tengas tus tickets. Es decir: sabes cuánto peso puede llevar el bebé (ojo con eso, pues nosotros averiguamos que la bebé tenía derecho a 23 kg y no nos acordamos que teníamos dentro del país de destino dos vuelos domésticos a los cuales ella NO tenía derecho.... y terminamos pagando muchísimo sobrepeso).

Cuando prepares la maleta, ten en cuenta llevar un maletín de mano con juguetes entretenidos, de preferencia sus preferidos, juguetes nuevos o olvidados a los cuales pueda reinteresarse. Te servirán para distraer a tu bebé algunos minutos en el vuelo. No pienses que servirán PARA el vuelo, porque eso es una ilusión. La capacidad de concentración de un bebé de 0 a 12 meses es mínima. Te servirá para algunos momentos.

Acuérdate también de poner a la mano -no en el maletín de mano, quizás, pero en un maletín visible- un botiquín con las medicinas que suelen tomar, o que puedan necesitar. No pienses solo en el bebé, piensa en los adultos que lo acompañan también, pues si no están al día o bien, no podrán cuidar al pequeño.

En mi casa funciona mejor el que una persona se encargue de hacer la maleta (en este caso yo) para que no haya rollo cuando se quiere coger algo a la prisa: al menos uno sabe exactamente dónde está todo, es solo comunicar al otro. Papá solo se ocupa de sus cosas personales. Pero cada familia elige hacerlo a su manera.

Los pañales

Si tienes la suerte de utilizar pañales de tela -como nosotros- cómprate una bolsa impermeable para poner los pañales usados y filtros (indispensables en un viaje), pero si la piel del bebé está saludable, nada impide de que, al menos para el aeropuerto, utilices desechables. 

En el caso de que utilices solamente desechable, llévate pañales suficientes para el vuelo/aeropuertos, no se te ocurra llenar una maleta con dos bolsas de 50 pañales para los 10 días de vacaciones. No es necesario. Los pañales están universalizados y las marcas que hay acá, probablemente encuentres en otra ciudad o país. Al menos, si no encuentras con el mismo nombre, encontrarás el mismo fabricante. Entonces, es solo elegir el equivalente. 

Si en el país o ciudad a la que vas encuentras productos que te servirán mejor que los que tienes acá, no lleves el tuyo, compra allá. Por ejemplo, mi bebé no utiliza cremas para el potito porque usa pañales de tela. Pero a veces, cuando se pone rojito por algún motivo -generalmente porque tuve que poner pañal desechable- utilizo pasta de agua (fue un tip de mi amiga Afrodita). Como sé que voy a comprar pasta de agua cuando viajo, ya no es necesario llevar la mía, compro allá. Una cosa menos.

La-duquesa-de-Cambridge-tuvo-u_54405554577_54028874188_960_639

Llegaste al aeropuerto

En el caso de que tu vuelo sea de día, cerciórate de tener lista la comida de tu bebé. Si toma tu leche, tienes suerte, eres portátil y no tienes rollo. Si toma algún tipo de fórmula, ten a mano su biberón y todo el kit necesario para prepararle. No dudes: ten a mano lo que lo calma. Si lo que le calma es la teta, pues dale teta. En un ambiente de tanta novedad, puede que se sienta inquieto, que sea mucha información que asimilar o incluso que se frustre al no poder tocar, correr o contemplar todo. Por eso, necesitará consuelo.

Siempre es bueno consultar antes con la aerolínea si puedes llevar la comida del bebé. En general, no se permite llevar líquidos y hay restricciones incluso sobre la forma como llevas los 100 ml permitidos. La excepción es la comida del bebé. Por ello, entra a la página web de la aerolínea o llámalos para cerciorarte de que podrás embarcar con la cantidad de líquido que tu bebé necesita.

IMPORTANTE: En mi último viaje, la aerolínea que elegí tenía como normativa descrita que un bebé (infante de 0 a 2 años) podría portar hasta 23kg de equipaje. Bueno, pero no es muy lógico, según algunas personas, darle 23kg a un bebé que no ocupa asiento. Pero es ley, no sé si de la compañía, pero era regla. Al acercarme a la ventanilla de checkin, nos dimos cuenta de que ni la persona que nos atendía, ni sus amigas, ni sus supervisores tenían la más mínima idea de lo que yo hablaba. Casi me hicieron pagar S/.12 por kilo excedente. No fuera mi muchísima, MU-CHÍ-SI-MA insistencia, ya se hubieran llevado nuestro dinero. 

¿Cuántas personas pagaron antes y después de mí por creer en las personas dizque competentes del aeropuerto? Es indignante. Le hicimos imprimir la ley y mostrar a sus colegas. Se veían indignados y repetían: «¡Pero si ni siquiera tiene asiento!». Bueno, querida, pero tiene vida, tiene juguetes, zapatos, ropa, silla de comer, y una infinidad de cosas más.

Si tu bebé gatea, ponle ropa cómoda. Si eres de los papás que no los deja ensuciarse, ni lo bajes al piso. El aeropuerto es un lugar donde pasa gente de todo el mundo, con bacterias y suciedades de todas partes. Si eres un papá liberal como nosotros, ciérralo en un espacio seguro y déjalo gatear. Ten a mano pañitos húmedos para limpiarle las manos (que no se chupe los dedos con las bacterias esas de todo el mundo).

Si tu bebé camina, déjalo ser. Déjalo caminar, saludar a la gente, o simplemente sentarse a ver pasar a las personas. Lo que él quiera. Si el aeropuerto está muy lleno, cuidado. No le saques la vista de encima ni por un segundo. Si tienes un portabebés (ergonómico, por favor), puedes probar ponértelo y llevar al bebé a conocer nuevos lugares, ver los aviones, comer algo. Lo que no puedes hacer bajo ninguna circunstancia es dejar al bebé caminante sin cuidador.

Dentro del avión

No caigas en la tentación de comprarle juguetes caros dentro del avión, salvo que ya lo hayas planificado por, no sé, falta de espacio para traer los suyos. Además de caros, ten en cuenta antes de comprar de que son solo juguetes: los niños juegan 5 minutos, luego se aburren. Y el vuelo durará mucho más que eso.

Al llegar al otro país o ciudad

Probablemente, tu bebé adore la novedad. Si es así, aprovecha para hacerle conocer todo el ambiente alrededor: el cuarto del hotel, los baños, el pasillo, el ascensor. Es interesante dejarlo saludar a las personas que quiera y visitar las áreas comunes que quiera, para que logre sentir algo de familiaridad (aunque sean pocos días) y que eso le ayude a soportar los cambios de rutina.

Si estás hospedado en casa de parientes, no seas tan «educador» o «didáctico». Ya rompiste la rutina, ¿para qué masacrar a tu bebé con reglas tontas? Lo que se pueda lastimar, le ayudas a entender. Pero hay momentos en que la disciplina «casual» necesita ser olvidada y dar espacio al juego y al descubrimiento de la autonomía.

Si los parientes a quienes visitas son muy cercanos, aprovecha el momento con tu bebé. Enséñales todo lo que le gusta al bebé, para que también pueda sentir dicha familiaridad.

Si vas a casas en la playa o en el campo, cerciórate de que haya cocina y de que tengas todo listo. Un buen consejo es tener las verduras ya picadas y lavadas, la carne aderezada y una bolsa térmica para todos. 

11017506_10206490280994169_5106487900663284598_n

 Porteando

Cuando viajas con un bebé, en bus o en avión, debes pensar en las necesidades de ese viaje. ¿Saldrás? ¿Será por mucho tiempo? ¿Podrás aguantar a tu bebé en la calle por XXX horas? Dependiendo de esas respuestas, sabrás qué portabebés necesitarás llevar. Por ejemplo, si son dos días en la playa o piscina, podrás llevar tu bandolera de agua; tu bandolera conveniente para las bajadas al patio, playground o comedor; podrás aprender nudos más prácticos de fular y utilizarlos de manera más rápida para sacar a tu bebé del cuarto, o pasearlo por los alrededores. Si te toca pasear por la ciudad, te gustará tener un buen fular a la espalda, un mei tai o mochila ergonómica, pero algo que te soporte muy bien el peso. Sugiero llevar al bebé a la espalda porque podrá mirar por encima de tu hombro y será feliz viendo lo que tú ves.

Puedes conseguir portabebés prestados (generalmente para un feriado o viaje corto tus amigas te podrán prestar). Piensa en ello, porque luego te arrepientes de haber elegido la opción «Voy con mi bebés en brazos y da igual».

Una persona ya nos dijo que le impidieron subirse al avión con el portabebés puesto, y que por seguridad tendría que sacárselo. Sin embargo, la mayoría de padres nos relata que sí, pueden subirse al vuelo con el portabebés puesto, sin problemas. Siempre abrochándose el cinturón en el cuerpo del adulto, y no del niño.

 Estos son solamente algunos de los tips que he notado en mis viajes. Además, lo del sentido común: lleva bloqueador de sol, repelente, su cepillo de dientes, la medicina que toque, etc.

 Y si te acuerdas de algo más, #COMPARTE con nosotros y ¡aumenta esta corriente!

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Author: Mamá Koala

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×