Dejando los pañales

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Constancia y rutina: dos palabras presentes todo el tiempo en el ámbito de la paternidad/maternidad. Algunos las toman como un reto, otros como algo pesado, fastidioso e incluso imposible. De eso dependerá el pañaleo y el despañaleo de tu bebé.

Una cosa es verdad: todos un día, salvo excepciones por patologías, usamos el retrete. No hay adultos en condiciones comunes que no aguanten esfínteres. Entonces, a tener paciencia y acompañar a nuestros bebés en esta etapa de transición, que para ellos puede ser confusa, aburrida, estresante, pero también puede ser agradable, divertida, satisfactoria.

Más que pensar en cuándo, medir edades, comparar con otros bebés, en este texto hablaré de la forma que nos funcionó.

Como en el porteo, todo lo que se haga o pretenda hacer debe ser comunicado al niño, paso a paso, si es posible. El diálogo, la comunicación constante son esenciales para el buen desarrollo de la relación y para el logro de cualquier objetivo.

Mi experiencia

Cuando estábamos aún en verano, en el parque, me di cuenta que algunos de los amigos de mi hija estaban bien avanzados en el tema de dejar pañales. Mi amiga búlgara me contaba que al año había empezado el entrenamiento, y que la bebé -2 meses mayor que mi koalita- ya no hacía caca en el pañal hacía semanas. Ya iba en camino del control de esfínteres. Otro amiguito, ya usaba calzoncillo. Y otro más ya tenía su bacín. «Bueno, estamos retrasadas», pensé yo. Tanto era mi amor por la vida pañalera que me había olvidado que llegaría la hora de empezar a pensar en dejar de utilizar los pañales y jamás me lo había planteado.

No teníamos nada, ni bacín, ni reductor, y lo principal y común en la paternidad primeriza: ni idea. No teníamos ni idea.

Mi amiga búlgara me contó su dinámica y con nosotros funcionó bastante, y eso es lo que quiero transmitirles aquí. Aprendí su «metodología» y me pareció muy respetable y correcta. Debo indicar en este punto que no conozco profundamente otros métodos. Aclaro eso porque puede haber el «Despañaleo libre de bacín» y yo ni enterada.

Comenzando a pensarlo

La lógica es la siguiente: hay que mostrar al bebé que es más interesante y mejor para él mismo hacer la caquita en el retrete/bacín, y hacerle ver que cuando hace en el retrete/bacín, le resulta más fácil, consiste en menos tumulto, menos molestias, más practicidad.

Debes pensar en el momento correcto. Es decir, en el contexto y en las posibilidades. Si estás con tu hijo todo el día en casa, quizás será más fácil tener control sobre las situaciones que si tienes nana o si lo cuida otro familiar que no estén completamente enganchados y dispuestos sobre el tema, pues eso seguramente retrasará el proceso de seguimiento. Va mucho de las ganas que pongas o que pongan los cuidadores.

¿Cómo hacerle entender?

Primero que todo, es la misma regla para el porteo: comunicar. Comunicar al bebé lo que quieres, lo que esperas de él, y cómo se darán las cosas. Los bebés se pueden sentir perdidos o inseguros con nuevas rutinas, por lo que explicarles, aunque sean muy pequeños y creas que no entenderán, nunca es en vano.

¿Qué aparato/dispositivo elegir?

Algunas personas se acomodan mejor con bacines, otros con reductores de inodoro. Para ti, que no sabes ni que es uno ni otro, acá un ejemplo de cada uno: 

Reductor

Reductor

                   

Bacín

Bacín

                                                                                                                                                        

Comenzaste a pensarlo, conversaste con el bebé y compraste el dispositivo: estás listo para empezar efectivamente a despañalear (no, esa palabra no existe formalmente, pero seguiré utilizándola acá para indicar «dejar pañales»).

Yo empecé comprando un reductor acolchadito en Plaza Vea, me costó solamente S/.6,90. Como mi bebé era chiquita aún para ese reductor, ella no se sentía muy cómoda y a veces tenía que levantarse con sus manos porque su potito entraba de frente completito adentro. Entonces, le compré un bacín que le ha ayudado mucho en las primeras veces. La marca es Prince Lionheart, y lo compré en Nanaluna. Carísimo, pero un trono excelentísimo para estar mucho rato, y muy muy fácil de higienizar.

La constancia

¿Sabes cuando te dicen: «Ya dijiste que no, no puedes volver atrás»? Es así cuando quieres despañalear. Si ya dijiste que se despañaleará, entonces tienes que mantenerte firme y despañalear sí o sí. El niño, para sentirse seguro, necesita rutina. Y parte de ella será ahora el ir al retrete.

 

Empezamos con lo más fácil: el popó

Como uno hace popó menos veces que pis, y eso demanda más «concentración», es más fácil poder controlar ese esfínter.

En este punto, podrás aún utilizar los pañales o, si es verano y no te molesta tener que limpiar los «accidentes» naturales, puedes sacarle los pañales.

Primero, en paralelo tomarás 2 medidas:

a)    Empezarás llevando al bebé a sentarse en el retrete/bacín en horarios clave + los horarios en que sabes que él hace popó. A esa edad, de cerca de 1 año de edad (hay quienes empiezan antes, incluso), probablemente ya sepas el/los momento(s) en que tu hijo es más propenso a hacer caquita. Quizás sea en las mañanas, o en las tardes, o después de las comidas. Si nunca paraste para pensarlo, presta atención semanas antes de empezar a entrenar de hecho. El día que comiences, recuerda: será mejor que no vuelvas atrás. Además de los horarios que conoces, lo sientas también en horarios clave: al despertarse, después del desayuno, después de la media mañana, después de la siesta, después del almuerzo, después de la cena, antes de dormir. Te sientas con el bebé aprox.15 a 30 minutos a ver si hace algo. Si quiere pararse e irse, y no logras entretenerlo con juegos, música y juguetes, que se vaya, no debes forzar mucho. Por eso, el dispositivo debe ser cómodo. Los bacines de plástico duro, con borde delgadito, le molestarán en menos de 3 minutos. Lo mejor es conseguir acolchaditos, de jebe o material similar. Va a llegar el momento que después de 10 minutos aprox. sentadito, va a hacer popó. Y eso tiene que ser diario, es parte de tu constancia.

 

b)    A la vez, cuando veas que tu bebé hace o quiere hacer popó (o si notas que viene la pis), aunque él ya haya empezado, corre con él al retrete/bacín. Vuelve a explicarle que ahora ahí es el lugar donde lo hará.

 

IMPORTANTE: Cuando termine de hacer su caquita o pis, límpiale rápidamente. Recuerda que quieres mostrarle que será mejor para él mismo hacer caquita en el retrete. Y cuando se haga en el pañal, muéstrale también qué trajines implica, qué complicado es tener que lavarle con agua, secar, poner crema/talco/pañales… Con el tiempo, se dará cuenta de lo fácil que es hacer allí. Y cuando lo haga, si decides decirle «chau» a la caca, observa la personalidad de tu bebé. Hay niños que se apegan mucho a la caquita cuando la personificas, después no quieren que se vaya ni quieren que salga de sus cuerpos, por pena de tener que arrojar algo «suyo», de dentro de sí mismos, parte de ellos. Y es un problemón. Acá, decimos chau, pero casi ni la vemos, de frente la mano a tirar la cadena.

Si ves que el bebé está solo empezando a hacer la caquita en el pañal, intenta ir diciéndole que pare, que no siga, que vas a llevarlo al retrete/bacín.

Aquí, cada bebé tendrá su ritmo. Hay unos que lo comprenden bien rápido, otros que se resisten más. Hay los que temen hacerlo sin pañal, pero según la teoría, es más fácil enseñar a un bebé de menos de 2 años que a uno de más de 2 años y medio, y los resultados se ven más rápido.

En promedio, si lo haces con constancia, dedicándote a ello, en menos de un mes ya entenderán lo fácil que es hacer caquita en el retrete/bacín.

La primera vez que pida popó: ¡qué emoción! Saltarás de emoción y quizás te olvides por un segundo de llevarlo al baño (correeeee). Vas a disfrutar de ese momento de «independencia» y sentirás una increíble sensación de orgullo mezclado con gratitud.

Keep going. Un bello día te darás cuenta de que tu bebé hace caquita en el retrete/bacín hace XX semanas o meses.

 sin-panales1

La pis, pichi, pila… la orina

Cuando ya tengas más o menos o totalmente controlada la parte del popó, es decir, el bebé ya muestre que puede controlar perfectamente ese esfínter, pasarás a tomar en cuenta e importancia también el esfínter urinario. Si tienes mucha paciencia (yo la tuve), la forma más eficaz es la natural: dejarlo sin pañal (aunque puede ser con ropa) para que pueda solo percibir su cuerpo, como funciona, cómo reacciona. Dejarlo ver de dónde viene la pis, cómo se puede mojar, cómo es mejor estar sequito, cómo es el trajín de limpiar la pis del suelo, cambiar la ropa… y cómo es mucho más fácil hacerlo en el retrete/bacín, el cual ya está acostumbrado a utilizar. Es mucho más difícil controlar la orina (uno se puede orinar de reírse hasta siendo adultos, pero no nos manchamos los pantalones así nomás…), entonces, para un niño lo será aún más. Hay que estar dispuestos a limpiar suelos, lavar ropas, secar colchones. Me resulta más fácil cuando recuerdo que también hicieron eso por mí.

¿Qué pañal utilizar?

Probablemente ya no uses la misma cantidad de antes, porque la caca ya se haga en el retrete/bacín. Si no tienes la posibilidad de dejar al bebé sin pañales, prueba en este punto lo que te sea más cómodo. Hay personas que prefieren cambiar ahora los pañales caros que siempre utilizaron a unos baratitos, ya que se utilizarán por menos tiempo. Otros prefieren ahora comprar los tipo calzoncitos, más fáciles de poner y sacar, más caros, pero como se utilizará menos, no hay mucho pierde.

La metodología la eliges tú.

En mi caso, usamos pañales de tela. Con ellos, nuestro sistema ya era más fácil: no había que poner cremas, ni talcos.

Para las noches, utilizarás pañales hasta que tengas seguridad de que esos amanecen secos. Para algunos, eso ocurre en 2 o 3 meses, para otros en 1 año. Controlar los esfínteres en la noche es muy difícil para un niño, por lo que hay que tener paciencia si decides sacarlo, pues los accidentes pueden ocurrir en muchos momentos de la infancia, y esos pueden ser frecuentes, esporádicos y rarísimos. De ser frecuentes pasados los 5 años de edad, debes procurar orientación profesional.

Pañales de entrenamiento

Yo soy pañalera (de pañales de tela), por lo tanto, tengo pañales de entrenamiento. Y adivinen: nunca los usé. Recién los empiezo a utilizar para la noche (para pequeños accidentes), pero en el día opto por enseñar, insistir, observar y confiar. Puedes venir a mi casa y no importa qué estemos hablando, haciendo, si estamos a la mesa o no, siempre preguntamos a Oli si quiere hacer pis o caca. Ella dice «pi» para hacer pis, pero también dice «pi» para pintar, y para decir que pica, entonces, hay que estar atentos y preguntando todo el día.

En Perú, puedes conseguir los pañales de entrenamiento en Kunana.pe o en Ecowawa.

También hay mamás que los hacen artesanalmente. Te recomiendo visitar las comunidades: 

Pañalea con Amor

Yo Uso Pañales de Tela - Lima, Perú

Otros accesorios

Se ha vuelto indispensable para mí el reductor portátil. Cada vez que salimos, en la silla cerca de la puerta está mi bolso con el reductor para la calle. En cualquier momento que necesite pis, o aunque no me lo diga, llevo a mi koalita al baño y la siento, ya sea baño público o casa de amigos/familiares. Se ha vuelto nuestro gran amigo en esa jornada. Lo compré en La Tata, y me costó S/.85 (importado).

Yo nunca utilicé pañitos húmedos para potito, siempre limpié a mi bebé con agua y jabón, pero cuando empezamos el entrenamiento, quisiera que entendiera la «simplicidad». Entonces, en un principio, utilicé pañitos húmedos. Apenas su piel se puso más sensible a la química de los pañitos, dejé de utilizarlos y empecé a limpiarle con papel higiénico. Los pañitos ahora los llevo en el bolso por si usa el toilette en la calle.

Yo ya había dejado de usar bolsos de niños, en realidad, pocas veces salí con el bolsón de bebé. Pero ahora, volví a tener un bolso donde guardar uno o dos pantalones, medias y zapatito, por si hay un accidente. En realidad, es mi bolso de algodón Koalas, no un bolso de bebé.

 

¿Y tú? ¿Cómo lograste ayudar a tu bebé en esta bonita etapa?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Author: administrator

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×