Con respe[c]to a la lactancia materna

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Celebrando la Semana Mundial de la Lactancia Materna

Mucho respeto a la lactancia materna. Miles de «clap, clap, clap» a las madres guerreras que lactan. Más aplausos, todavía, a las guerreras que siguen con la lactancia materna al regresar a sus trabajos, con lo injusto que son los 3 míseros meses de licencia que nos da el Estado peruano. Y jarras de admiraciones y reconocimientos a las que, dentro de todos sus intentos, han logrado vencer todas las dificultades impuestas y puestas a propósito por este sistema patriarcal ordinario y mundial, y hoy lactan en cualquier lugar, a cualquier hora, a demanda y sin ningún tipo de sujeción.

 Mi experiencia con la lactancia empezó con una mamá picona: yo misma. Mi mamá no me amamantó, no tuvo las instrucciones adecuadas de parte de su madre o de la clínica y, simplemente, desistió después de intentar hacer que yo agarrara el pecho. Me dio fórmula para que yo no me muriera de hambre. Conclusión: su pecho se empedró y no pudo lactar. Todo, durante toda mi vida adulta, lo justifiqué con que «no me amamantaron». Si tenía dientes débiles, era porque no había lactado. Si engordaba mucho o no dormía bien, era por la carencia de leche materna. Todo o parte de todo lo creaba en mi mente o lo leía en Internet (ustedes saben, esos miles de estudios que dicen miles de cosas). Entonces, para mí, la lactancia era algo imprescindible. Además, no pensaba gastar con fórmulas (me acuerdo que una amiga me ponía mucho miedo, diciendo que pensara mucho al embarazarme, porque cada latita de fórmula costaba setenta soles... qué falta de fe).

amamantar-posiciones

Antes de embarazarme, había estado leyendo muchísimo sobre porteo e parto en unas comunidades de mamás brasileñas y españolas. Apenas me embaracé, recibí un correo salvador: una gran amiga me recomendaba la Liga de La Leche. Reuniones gratuitas (win!) con asesoría personalizada in locu (re win!). Fui y encontré lo que buscaba: informaciones sobre los tres pilares fundamentales de la crianza con apego, es decir, lactancia materna, porteo y colecho. Me encontré. Es más: nos encontramos, porque mi esposo estaba absolutamente de acuerdo con la forma de crianza que yo proponía entonces. Empezamos a buscar más y más informaciones y ocurre que cada vez nos enamorábamos más del tema.

La Liga de La Leche es una organización mundial de fomento y asesoría a la lactancia materna.

La Liga de La Leche es una organización mundial de fomento y asesoría a la lactancia materna.

Al recibir a la bebé, sabía exactamente qué hacer: la posición, el por qué no permitir que le dieran fórmula en la clínica, por qué creer que el calostro era suficiente para alimentarla y esperar pacientemente por la bajada de la leche. Claro, todo porque esperaba tener parto normal. Infelizmente -o felizmente, al fin- tuve una cesárea. El calostro, sorprendentemente, estaba ahí. Estaba desde las semanas anteriores, porque me acuerdo que fui a Gamarra a las últimas compras y regresé con gotas de calostro en el sostén, en los dos pechos (¡cómo saltamos de alegría mi mamá y yo!). La bebe, en vez de adelgazar, engordó en la clínica, y su glucosa bajó a 30. Cuando la médica me propuso darle fórmula, el esposo corrió en casa y recogió una manguerita de relactación que habíamos adquirido *por si acaso* tuviéramos que dar fórmula antes de la bajada de leche. Dicho y hecho, le dimos la fórmula mientras ella seguía tomando calostro y estimulando el pecho. Fueron unas 4 veces en la clínica y 2 veces en casa. Las enfermeras, en la clínica, no comprendían por qué yo quería usar las mangueritas, y al pensar que era una idea de la doctora, la criticaban, que el biberón era más fácil y rápido. Logré cruzar la barrera de la opinión de las enfermeras y me vine a casa. Ya ubicados, la tuve encima mío todo el día, piel con piel, le daba pecho a demanda (¡esa chica cómo quería comer, linda!) y la miraba sin detenerme mientras lactaba. Además, tomé 1/4 de barra de cacao puro que me regaló una amiga y la leche bajó, simplemente, al día siguiente. ¿Fue el cacao? ¿Fue el tenerla encima? ¿Fue el hecho de mirarla incesantemente al lactar o siempre tenerla estimulando el pecho? Fue la calma, creo yo, y la confianza que aprendí a tener en la Liga. Confiar que mi cuerpo entendería el mensaje: la bebe nació, ahora, ¡funciona!

Fuente: eluniversal.com

Fuente: eluniversal.com

Como la bebota nació sabiendo lactar, pues había escuchado las reuniones en la Liga durante meses, no tuve ningún problema de grietas. Sé que eso es poco común, pero cuento mi experiencia, igual. Nunca tuve absolutamente nada, ninguna grieta, ninguna escaldadura, nada de nada. Quizás una sensibilidad al lavar los pezones, pero ponía la cremita de lanolina para ducharme y ya.

Fui muy bendecida y tuve una cuasi-hiperlactación los primeros 3 meses, y de tocar el pecho me chorreaba la leche (chorreaba para arriba, como cinco chorros a 100km por hora.. God...). Es que porteaba a la bebé todos los días y uno de los beneficios del porteo, ya saben, es el incremento en la producción de leche.

Tampoco tuve ningún problema para despertarme 3872539 veces en la noche si ella requería, porque mi pensamiento siempre fue: yo ya he dormido rico durante 31 años, puedo prescindir de otros 31 fácilmente. Me sentía zombie durante las primeras 2 semanas, pero una zombie feliz. Muy feliz. 

Olivia lactandoPara muchas amigas, el extractor es su mejor aliado. Yo no lo necesité, me fue mejor extrayendo la leche manualmente. Pero puedo mencionar dos artículos que sí me ayudaron demasiado a tener confianza al principio: el poncho tapa-teta y los polos de lactancia. Es muy verdad que hoy ya no uso el poncho, y que cada vez amamanto más abiertamente. Pero imagínense: yo NUNCA había mostrado mis pechos antes en público («¿Y esos escotes?», dirán mis amigas). El tapa-teta me daba seguridad, hasta tener la confianza necesaria para ya no utilizarlo. No todas tenemos la mente abierta en el primer momento de vida de nuestros bebés. Fui inmensamente criticada por taparme, me dijeron de todo: que si yo no como tapada, por qué mi bebé debe hacerlo; que me iba a perder muchas experiencias; que no ayudaba al movimiento; pero yo era quien decidía, yo mandaba en mi relación con mi cuerpo. Y les aseguro que si no tenía el poncho en manos, no salía de casa. Podíamos regresar de dónde estuviéramos a recogerlo. 

Los polos de lactancia son mis aliados hasta hoy. No puedo salir sin mis polos de lactancia, tengo una pequeña colección y son fácilmente combinables con todo tipo de chaquetas, pañuelos, chompitas, etc. También tengo una casaca de lactancia, con la que he pasado calientita el invierno.

La lactancia sigue de buena a mejor cada día, y yo orgullosísima de ser el alimento de mi hija.

¡Esa soy yo!

¡Esa soy yo!

 

Yo no «celebré» los 6 meses de lactancia exclusiva

Los seis meses de mi amada hija no fueron un marco. No fueron un hito, en sí. Así es. De hecho, hemos comprado cupcakes, como siempre hacemos, y hemos tomado nuestra fotito para el álbum de recuerdos, pero no hemos celebrado la lactancia exclusiva por un único motivo: el proceso de paso a la comida fue un proceso natural. A los 5 meses y medio, ella ya mostraba mucho interés por el mundo adulto. Porteada desde recién nacida, veía todo lo que llevábamos a la boca, todo lo que tomábamos. A los 6 meses, ya había probado texturas de frutas (aunque no comía) y de algunas verduras.

No significa que ella no se haya alimentado exclusivamente de leche materna hasta los 6 meses, porque así fue. Le di leche materna -exclusivamente en el pecho, sin biberón, incluso- hasta los 6 meses. Mi bebota se alimentó tan bien que siempre fue gordita, fuerte, y siempre atrajo miradas curiosas sobre su tamaño. Es grandecita, sí, de pura leche de mamá.

La lactancia exclusiva hasta los 6 meses es una recomendación de la OMS, que ha reunido 10 importantes datos sobre lactancia materna:

DATOS Y CIFRAS DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS)

1) La OMS recomienda

La OMS recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más. Además:

  • la lactancia debe comenzar en la primera hora de vida;
  • el amamantamiento debe hacerse "a demanda", siempre que el niño lo pida, de día y de noche;
  • deben evitarse los biberones y chupetes.

2) Beneficios para la salud del lactante

La leche materna es el alimento ideal para los recién nacidos y los lactantes, pues les aporta todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano. Es inocua y contiene anticuerpos que ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo. La leche materna es un producto asequible que puede conseguirse fácilmente, lo que ayuda a garantizar que el lactante tenga alimento suficiente.

3) Beneficios para la madre

La lactancia materna también es beneficiosa para las madres. La lactancia materna exclusiva funciona como un método natural (aunque no totalmente seguro) de control de la natalidad (98% de protección durante los primeros seis meses de vida). Reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a las mujeres a recuperar más rápidamente su peso anterior al embarazo y reduce las tasas de obesidad.

4) Beneficios a largo plazo para los niños

Además de los beneficios inmediatos para los niños, la lactancia materna propicia una buena salud durante toda la vida. Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes de tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia.

5) ¿Por qué no la leche artificial?

Las preparaciones para lactantes no contienen los anticuerpos que hay en la leche materna. Si no se elaboran adecuadamente, conllevan posibles riesgos asociados al uso de agua insalubre y de material no esterilizado, o a la posible presencia de bacterias en la preparación en polvo. Puede producirse un problema de malnutrición si el producto se diluye demasiado para “ahorrar”. Mientras que el amamantamiento frecuente mantiene la producción de leche materna, si se usa leche artificial pero de repente se deja de tener acceso a ella, el retorno a la lactancia natural puede ser imposible como consecuencia de la disminución de la producción materna.

6) La lactancia materna y el VIH

Una madre infectada por el VIH puede transmitir la infección a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Los antirretrovíricos (ARV) administrados a la madre o al lactante expuesto al VIH reducen el riesgo de transmisión. Globalmente, la lactancia materna y los antirretrovíricos pueden mejorar considerablemente las posibilidades del niño de sobrevivir sin verse infectado por el VIH. La OMS recomienda que las madres infectadas que den el pecho reciban antirretrovíricos y sigan las orientaciones de la OMS respecto a la alimentación del lactante.

7) Reglamentación de los sucedáneos de la leche materna

En 1981 se adoptó un código internacional para regular la comercialización de sucedáneos de la leche materna. En el código se estipula que:

  • las etiquetas y demás información sobre todas las leches artificiales dejen claros los beneficios de la lactancia materna y los riesgos para la salud que conllevan los sucedáneos;
  • no haya actividades de promoción de los sucedáneos de la leche materna;
  • no se ofrezcan muestras gratuitas de los sucedáneos a las embarazadas, a las madres ni a las familias, y
  • no se distribuyan los sucedáneos de forma gratuita o subsidiada entre los trabajadores sanitarios ni en los centros sanitarios.

8) El apoyo a la madre es esencial

Amamantar es algo que se aprende, y muchas mujeres tienen problemas al principio. El dolor en los pezones y el temor a no tener leche suficiente para mantener al bebé son problemas corrientes. Los centros de salud que apoyan la lactancia materna -ofreciendo a las nuevas madres asesores formados al efecto- propician tasas más altas de esta práctica. Gracias a la iniciativa OMS-UNICEF de Hospitales amigos del niño, en unos 152 países hay servicios "amigos del niño” que prestan ese apoyo y contribuyen a mejorar la atención dispensada a las madres y los recién nacidos.

9) Lactancia materna y trabajo

Muchas madres que reanudan su actividad laboral abandonan la lactancia materna parcial o totalmente porque no tienen tiempo suficiente o no disponen de instalaciones adecuadas para dar el pecho o extraerse y recoger la leche. Las madres necesitan tener en su trabajo o cerca de él un lugar seguro, limpio y privado para poder seguir amamantando a sus hijos. Se puede facilitar la lactancia materna adaptando las condiciones de trabajo, por ejemplo mediante la baja por maternidad remunerada, el trabajo a tiempo parcial, las guarderías en el lugar de trabajo, las instalaciones donde amamantar o extraerse y recoger la leche, y las pausas para dar el pecho.

10) El paso siguiente: la introducción progresiva de nuevos alimentos

Para cubrir las necesidades crecientes de los niños a partir de los seis meses se deben introducir alimentos sólidos en forma de puré como complemento de la leche materna. Para su elaboración se puede partir de la comida que tome la familia. La OMS destaca que:

  • la lactancia materna no debe reducirse al comenzar a introducir alimentos complementarios;
  • los alimentos complementarios deben administrarse con cuchara o taza, y no con biberón;
  • los alimentos deben ser inocuos y estar disponibles a nivel local, y
  • es necesario bastante tiempo para que los niños pequeños aprendan a comer alimentos sólidos.
Fuente: http://www.who.int/features/factfiles/breastfeeding/es/

 

[RAE] Una curiosidad que poca gente se da cuenta:

Lactar = dar de mamar; criar con leche

Amamantar = dar de mamar

Luego, «dar de lactar» sería «dar de dar de mamar». Sin embargo, es usual en Perú utilizar esa expresión redundante, aunque figure en la RAE como «poco usada».

 

Fuente: Real Academia Española© 

[OMS] Tasas de lactancia materna en Perú: UN ORGULLO

Aumento de las tasas de lactancia materna

A nivel mundial, un 38% de los bebés reciben lactancia materna como alimentación exclusiva durante seis meses. En el Perú, la tasa de lactancia natural exclusiva aumentó espectacularmente durante la década de los noventa –de menos del 20% en 1992 a algo más del 57% en 2000- gracias al esfuerzo desplegado a nivel nacional para capacitar a los trabajadores sanitarios y poner en práctica la iniciativa OMS/UNICEF de hospitales amigos del niño, que certifica el apoyo de los centros de salud a la lactancia materna. En consecuencia, la tasa del Perú está muy por encima de la tasa mundial, pero en los últimos años los progresos se han frenado (2012: 67,5%). En algunas zonas, sobre todo en las ciudades, hay indicios de una tendencia a la baja.

¡A seguir fomentando la lactancia materna!

Fuente: http://www.who.int/features/2013/peru_breastfeeding/es/ 

[OMS] Perú: Plan estratégico para reforzar la reglamentación en vigor

El Plan Estratégico Multisectorial para la Promoción y Protección de la Lactancia Materna 2013-2021 reforzará la aplicación de la normativa existente sobre la alimentación de los lactantes, garantizará la disponibilidad de salas de lactancia en los lugares de trabajo, y reevaluará los hospitales que hayan obtenido el certificado de “amigos de la madre y el niño" para confirmar que siguen apoyando la lactancia natural.

Mediante esas medidas, el Perú intentará aumentar la tasa de lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y continuación de la lactancia hasta los 24 meses en un 2% anual hasta 2021.

Fuente: http://www.who.int/es
Foto: Liga de La Leche Perú en Facebook

Foto: Liga de La Leche Perú en Facebook

Para seguir el ejemplo de muchas de nosotras que tuvieron una lactancia exitosa, con o sin grietas, yendo a trabajar o no; o para ayudar a fomentar aún más la lactancia materna en Perú, brindando generosamente tu experiencia a otras familias, accede a una de las reuniones de la Liga de La Leche. 

Facebook: https://www.facebook.com/lllperu 

Para saber más sobre los eventos de los sábados, en Miraflores, entra aquí.

Si necesitas consejería en lactancia y no puedes acceder a las reuniones, contacta a la Liga de La Leche por Facebook. Las asesoras son muy accesibles.

Otra opción es entrar en contacto con Lactart, que también te puede brindar asesoría a domicilio.

www.facebook.com/Lactart

www.facebook.com/Lactart

Lo importante es que no te quedes con las dudas. Que busques apoyo y no dejes de darle lo mejor a tu bebé: el calostro y la leche materna.

¡A lactar!

 

 

A pedido, para el próximo post: «Como lactar en un portabebés ergonómico»

 

 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×

Author: administrator

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 Filament.io 0 Flares ×