Bases para una crianza respetable

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Dr. Sears aconseja cargar a los niños lo máximo posible, en brazos o colgados, manteniendo la proximidad y el contacto físico. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

koalmost

Es verdad que, cuando exponemos las bases de una crianza respetuosa, escuchamos de amigos y familiares algunas opiniones muy enfáticas:

¡A mí me han pegado y no estoy traumado!

Ay, esos jóvenes y las ideas modernas... eso no va a funcionar sin el tas tas.

¿Qué? ¿La vas a tener cargada en brazos? ¡Se va a malcriar, lo digo por tu bien!

alba

Muchas de esas frases vienen repletas de cuidado y cariño, pero también son parte de una cultura difícil de romperse: la de la comunicación violenta.

La crianza con apego, un término acuñado por el Dr. William Sears (www.askdrsears.com) para describir un tipo de crianza con mayor «vínculo paternal» (por eso su nombre original, Attachment parenting), ya se podía escuchar en los años cincuenta, entre los estudios del psiquiatra John Bowlby. El apego entre padres e hijos es «una necesidad biológica». En todos los momentos de la crianza, en cada etapa, los hijos buscan proximidad, cuidado y apego de una persona adulta. 

Dr Bill Sears

El doctor William Sears ha creado la organización Attachment Parenting International, que viene difundiéndose en todo el mundo. Podemos pensar que son ideas modernas... ¡pero no! En la antigüedad, podemos ver que los hijos eran tratados como parte de la madre desde que salían al mundo. No había otra elección: era nacer e ir a la teta, y en ella quedarse hasta que se desmamaran naturalmente. La lactancia y el contacto piel a piel con la madre son fuentes indispensables de apego, muy necesarias para el vínculo con nuestros bebés. 

El Dr. Sears aconseja cargar a los niños lo máximo posible, en brazos o colgados, manteniendo la proximidad y el contacto físico. Se suma a los brazos el colecho - la cama familiar -, pues dormir con nuestros hijos en la misma cama o habitación les agrega confianza y se afianza aún más el vínculo.

Por su lado, el Dr. Carlos Gonzáles, pediatra español y máximo representante de la Crianza con apego, menciona:

Un niño que quiere ir todo el rato en brazos ni es un malcriado ni se convertirá en un delincuente juvenil.

(...) el niño lo único que sabe es que cuando lleva un tiempo determinado separado de la persona con la que tiene un vínculo afectivo, y eso cuando eres un bebé y esa persona es la madre, puede ser menos de un minuto, nota una sensación desagradable. Esa sensación desagradable lo lleva a hacer una serie de cosas. Cuando es muy pequeño lo lleva a llorar, cuando es un poco mayor puede hacer otras cosas, puede llamar, puede hablar, puede caminar y buscar. Todas esas cosas que hace un niño cuando está buscando a alguien, es la conducta afectiva. Esa conducta se mantiene a lo largo de toda la vida.

En suma: 

Respetar al niño como a cualquier otro individuo, respetar sus ritmos de crecimiento, respetar sus horarios, respetar su necesidad de contacto, respetar el derecho del bebé a una lactancia materna, y si por alguna razón no puede realizarse, que sea con la mayor información, respetarlo desde que viene al mundo, tratando de que sea en las mejores condiciones posibles (que las mejores condiciones no son necesariamente un lujoso hospital). Esto no significa que vamos a ser esclavos de nuestros hijos, ni que criaremos niños desobedientes, de esos que dan miedo, de hecho mucho de esos niñitos que no entienden nada, es muchas veces por que los papás recurren al grito a la nalgada, a dar objetos en lugar de dar tiempo y atención, o a “métodos” que de inicio parecen que eliminan el problema, pero que a la larga tienen mas problemas.

drcarlosg
 

Así es como podemos cimentar una maravillosa relación con nuestros pequeños. RESPETÁNDOLOS para ser respetados, pues nosotros somos los que ahora sabemos del mundo; ellos solo necesitan a mamá y a papá. ¿En qué se equivoca una cría al necesitar el amor excesivo de sus padres? 
Criar con apego, no significa criar a niños malcriados, engreídos y consentidos. Tampoco es dejarlo hacer todo lo que quieran.


Criar con apego no es un «seguro de buen comportamiento», pues los niños son niños, tienen días de berrinche, tienen dificultades, tienen su propia personalidad, ¡no son objetos creados en serie! Pueden ser inquietos, distraídos, buenos, angelitos, son niños. La diferencia: buscaremos las formas para comprenderlos y hacernos comprender. 

Parece que es complicado , pero es mas complicado «desconectarte» de tus hijos, pegarles en lugar de hacer el esfuerzo de razonar con ellos, ponerlos frente a la TV en lugar de regalarles un ratito, aunque te sea urgente lavar los trastes, o darles cosas en lugar de darles tiempo, muchas de estas cosas, de momento funcionan, pero a la larga, generan mas problemas. No significa que son «reglas rígidas» para hacer las cosas, son conceptos que pueden adaptarse a cada familia, por que cada familia es única, tiene su dinámica y sus reglas.


Y sobre el tema disciplina, todas hemos tenido un mal día, alguna vez hayamos perdido los estribos y dado una nalgada o dicho alguna palabra dura, pero nunca van a encontrar un «es necesario pegarles», «si no los disciplinas se te suben a la cabeza», «la nalgada a tiempo es buena», «no pasa nada, solo fue una nalgadita» pero si encontrarás “cómos”, tips para el dia a dia con tus hijos sin recurrir a los golpes ni a la agresión verbal.

No es nada complicado: es solo encontrar la forma de pasar el día a día con tus hijos sin tener que recurrir a los golpes o a la violencia, ya se verbal o no verbal.

Acá, les dejamos un video muy interesante del pediatra Carlos González. ¡No dejes de verlo!

 

Fuentes: 
Blog http://criandocreando.com
http://www.cnvc.org
«Bésame Mucho», Carlos Gonzáles
(las énfasis en negrita son nuestras)